Causas de la caída del cabello en las mujeres

Las mujeres no heredan la calvicie, así que, en una mujer la caída del cabello es “siempre un síntoma anormal”. Exceptuando algunos pocos casos provocados por una infección, en la mayoría de las mujeres la caída del cabello siempre obedece a una causa hormonal. Son dos los circuitos hormonales que pueden ocasionar una excesiva pérdida del cabello: la disminución de hormonas tiroideas, o un exceso de testosterona u hormona masculina, producida por el ovario cuya secreción es sobrestimulada por la insulina.

 

Cuando la causa reside en la falta de hormonas tiroideas, la pérdida del cabello ocurre en todo el cuero cabelludo, especialmente, en la parte posterior de la cabeza. El cabello se muestra muy delgado y extremadamente seco. La raíz del pelo es tan seca, que aun después de muchos días sin lavar, continúa reseca. Cuando se constatan los bajos niveles de hormonas tiroideas, la adecuada nivelación de estas hormonas frenará la caída del cabello y retornará la secreción grasa de la raíz. Los alimentos no tienen ninguna influencia sobre la pérdida del cabello cuando esta es causada por déficit tiroideo.

 

Por otro lado el exceso de testosterona es la otra posibilidad diagnosticada y constituye la causa de la caída del cabello en la mayoría (aproximadamente en un 85%) de las pacientes. Se debe a una sobreestimulación de la secreción ovárica de testosterona inducida por la insulina. En estas pacientes se ha encontrado un defecto de los receptores de insulina en el músculo, que cursa con unos niveles completamente normales de glucosa sanguínea, acompañados de unos niveles excesivos de insulina, que actúan en el ovario estimulando una secreción exagerada de testosterona.

 

Causas de la caída del cabello en las mujeres

¿Porque se cae el cabello?

 

En estas pacientes, a diferencia de lo que ocurre en las que tienen deficiencia tiroidea, el cabello es sumamente grasoso, especialmente la raíz. A veces estas pacientes tienen que lavar su cabello dos veces al día, pues en unas pocas horas se llena de grasa. La caída del cabello predomina en la región frontal y coronal de la cabeza. El exceso de la testosterona inducida por la insulina estimula también la secreción de grasa por las glándulas sebáceas de la cara y espalda, provocando acné en estas pacientes. Además, pueden presentar hirsutismo y atrasos menstruales, debido a que la testosterona estimula el crecimiento de vellos en los senos, debajo del ombligo y en la barbilla, a la vez que afecta la ovulación produciendo una apariencia multifolicular o poliquística del ovario.

 

loading...

Pérdida del cabello

Al contrario de lo que ocurre en los casos de hipotiroidismo, en las pacientes que tienen exceso de testosterona, la pérdida de cabello empeora cuando consumen harinas, azúcar, papa, yuca, batata, arroz y chocolate. Esto se debe a que la elevación de la insulina que presenta al consumir harinas y azúcares, estimula la secreción de testosterona en el ovario, acentuando la caída del cabello. Toda condición que acentúe el defecto de los receptores de insulina, responsable de las exageradas elevaciones de la insulina y de la testosterona, perpetuará la pérdida del cabello en estas pacientes.

 

La obesidad, la edad, el consumo de carbohidratos en la noche, empeoran este sistema y agravan la caída del cabello. Los esteroides, la cortisona y los anticonceptivos, unos más que otros, también resultan adversos.

 

Como este trastorno hormonal también produce irregularidades menstruales, a muchas de estas pacientes se les indica anticonceptivos para inducir reglas regulares. Con esta medicación no sólo se esconde el trastorno de fondo, sino que además empeora el defecto de los receptores de insulina. Así que, al suspender las pastillas, habitualmente tanto el acné, como los atrasos menstruales y la caída el cabello se acentúa más.

 

Otras veces, estas pacientes con excesivos niveles de insulina y testosterona son sometidas a diversos tratamientos locales para disminuir la caída del cabello. Les indican diferentes soluciones para lavar y aplicar en el cuero cabelludo, champús especiales, y hasta les colocan inyecciones. Pero, los resultados son muy pobres y, mientras la causa del problema persista, el cabello seguirá cayendo.

 

Muchos, inclusive, achacan al estrés un efecto causal de la caída del pelo. Pero no explican cómo es que hay personas con estrés a quienes no se les cae el cabello. En medicina, si no se resuelve la causa, no se solucionará el problema.

 

Por el contrario, si corregimos el defecto del receptor de insulina, los niveles de testosterona se harán normales. La secreción de grasa en la raíz y la pérdida de pelo disminuirán rápidamente. Además, de esta forma también se resolverá el acné, el hirsutismo y las reglas volverán a ser regulares. Adicionalmente evitaremos otras consecuencias, como la debilidad, la obesidad, la adicción a los carbohidratos y el aumento de los triglicéridos.

Las lectoras llegaron a este artículo buscando:

Un Comentario

  1. nosinmirimmel