Cocina fresca y fácil para el verano

Nuestra vida sufre cambios en verano, debido a las altas temperaturas, que nos obligan a variar algunas de nuestras rutinas. Practicamos ejercicio en un horario distinto, nos acostamos tarde y nos levantamos temprano, pasamos más tiempo en la calle, y por supuesto comemos de manera distinta.

Los típicos platos calientes de cuchara dan paso a una comida más ligera y fresca. Es difícil comer un potaje o un cocido a las tres del mediodía cuando el termómetro sobrepasa con creces los treinta grados, por lo que las ensaladas, los platos con verduras y hortalizas, los pescados o los postres elaborados suelen ser más comunes en esta calurosa época del año.

Existen multitud de recetas de cocina frescas y rápidas para el verano, y es que la cocina fresca y ligera estival permite una elaboración rápida y sencilla.

salmorejo

 

Así, encontramos el típico salmorejo, al que únicamente es preciso añadir tomate, pan, aceite, vinagre, ajo y sal. Es necesario contar también con una buena batidora que le proporcione la textura idónea para después añadir huevo cocido y / o jamón al emplatar. El resultado es un plato sencillo, sabroso y muy sano.

Del mismo modo, el gazpacho es un alimento fresco y nutritivo al que recomiendo añadir sandía para potenciar tanto el color como el sabor.

ensalada de lentejas

Las ensaladas de todo tipo también son muy apreciadas en verano, desde la ensalada tradicional hasta la que se elabora con pasta, con frutos secos o con conservas como sardinas, anchoas o salmón.

ensalada de garbanzos

Alimentos como los espárragos, los tomates, la zanahoria o el aguacate son también ligeros y muy adecuados de cara a las altas temperaturas. Es una delicia comer el aguacate con anchoa acompañado de un buen chorreón de aceite de oliva virgen extra. Del mismo modo, la zanahoria aliñada es un manjar, al igual que los tomates y los huevos rellenos.

loading...

Si el verano tiene algo bueno es que nos permite improvisar con la comida a partir de alimentos frescos, sanos y sabrosos que quizá en otra época del año no usemos con tanta frecuencia. Y es que la comida veraniega no sólo es simple en su preparación, sino también saludable para nuestro organismo.

Ajoblanco con uvas y melón

ajo blanco

Ingredientes para 4 personas:

– 1/2 hogaza de pan blanco
– 150 gramos de almendras crudas peladas
– 2 o 3 dientes de ajo
– 12 cucharadas soperas de aceite de oliva
– 4 cucharadas soperas de vinagre
– 800 ml. de agua
– Sal

Guarnición:

– 250 gramos de uvas blancas
– 20 bolitas de melón
– 8 almendras crudas peladas
– Aceite

Elaboración:

– Quita la corteza al pan y deja la miga en agua fría. Pela los dientes de ajo y, si lo tienen, elimina el germen. Machaca un poco las almendras en el mortero y pásalas al vaso de la batidora, junto con la mitad del aceite y el vinagre.

– Tritura todos los ingredientes hasta obtener una pasta fina, en la que no se noten las almendras. Escurre bien la miga de pan y ponla en el vaso de la batidora. Vierte el resto del aceite y añade un poco de sal. Vuelve a triturar hasta que quede una crema espesa y suave, que esté bien ligada.

– Pasa todo a un cuenco amplio. Vierte el agua poco a poco y ve removiendo con una cuchara. Incorpora más agua en función de lo espeso que te guste.
Rectifica el punto de sal, cubre con papel film y conserva en el frigorífico. Mientras, pelas las uvas y, con un sacabolas pequeño, haz bolitas de melón.

– Corta las almendras por la mitad y cada mitad en bastoncitos. Fríelos en un poquito de aceite hasta dorarlos. Sirve el ajo blanco en tazas de consomé, con las almendras, y las bolitas de melón y las uvas aparte.

 

Las lectoras llegaron a este artículo buscando: