Cómo usar la plancha sin dañar el cabello

Las planchas alisadoras se han convertido en una herramienta muy apreciada por muchísimas de nosotras para nuestra rutina de belleza diaria. Y es que en tan solo unos minutos, nos permiten pasar de lucir un cabello ondulado y encrespado a un cabello moldeado mucho más lacio y suave. Sin embargo, como sabes, estas someten a nuestra melena a temperaturas muy elevadas que con el paso del tiempo pueden terminar dañándola y resecándola profundamente.

En chicastips queremos ayudarte a proteger tu pelo del calor de estos aparatos mostrándote algunos sencillos consejos sobre cómo usar la plancha sin dañar el cabello. Así podrás lucir una melena extra lisa y hermosa siempre que quieras y con total seguridad.

loading...
  1. No uses la plancha sobre el pelo mojado. Este tip es básico si no quieres acabar con el cabello completamente achicharrado, reseco y quebrado. Debes pasar la plancha cuando tu melena esté completamente seca y desenredada para evitar dañar su estructura y que tenga una apariencia poco saludable y atractiva.
  2. Usa un protector térmico. En el mercado encontrarás infinidad de sprays capilares específicamente diseñados para proteger el cabello del calor de las planchas alisadoras, así como de secadores y tenacillas. Aplícalo sobre el pelo húmedo antes de usar cualquiera de estos aparatos y verás cómo no se resiente ni queda debilitado. Además, estos productos facilitan el peinado y el resultado será un cabello más bonito y sedoso.
  3. Regula la temperatura. La mayoría de planchas alisadoras de hoy en día alcanzan o incluso superan los 200 grados, pero una temperatura muy elevada puede ser extremadamente perjudicial para tu cabello. Y para que las fibras capilares no se quemen, lo ideal es usar la plancha a una temperatura de entre 170 y 190 grados, aunque si tu pelo es muy fino, teñido, con mechas o está bastante dañado, no es recomendable moldearlo a más de 160 grados.

regular temperatura plancha

  1. Divide el cabello. Pasar una y otra vez la plancha por el mismo mechón de pelo es, sin duda, lo que más puede dañar las fibras capilares y favorecer su rotura. Así que para que luzca siempre radiante, divídelo en secciones con la ayuda de unas pinzas y desliza la plancha por mechones de pelo no demasiado gruesos, acompañando el movimiento con un peine para que el alisado quede perfecto en tan solo una pasada.
  2. ‘No’ a los parones. En el cometido de usar la plancha sin dañar el pelo, es fundamental que no te detengas o hagas paradas al pasarla por un mechón en concreto. Pues además de maltratarlo, es muy probable que aparezcan esas antiestéticas marcas horizontales que evidencian que no lo has alisado correctamente.
  3. Limpieza de la plancha. Mantén las placas de tu plancha siempre limpias para que los residuos y la suciedad acumulada no se trasladen a tu melena y le aporten un aspecto grasoso o apelmazado. Bastará con pasar un paño suave ligeramente humedecido por las placas para conservarla en perfectas condiciones hasta el próximo uso.

¿Y tú cómo cuidas tu cabello antes de usar la plancha? Comparte con nosotras todos tus truquitos dejándonos un comentario.

Un Comentario

  1. Haydeny Madrid Ladines