Ejercicios de Kegel – ¿Para que sirven?, ¿cómo hacerlos?

Los ejercicios de Kegel son muy recomendados para mujeres embarazadas o que acaban de dar a luz, ya que gracias a éstos se fortalecen los músculos pélvicos (éstos sostienen la uretra, vejiga, útero y recto) evitando así la incontinencia urinaria, algo muy habitual en mujeres tras un parto.

Éstos ejercicios fueron creados por el médico Arnold Kegel para dar una solución rápida y sencilla a la incontinencia de orina en mujeres.

ejercicios kegel

Ventajas de ésta práctica

  • Cuando en el año 1940, el ginecólogo Kegel inventó éstos ejercicios, los recomendó a todas las mujeres que acababan de tener un hijo para que así, de ésta manera evitaran la incontinencia urinaria e incluso, la fecal.
  • También, los ejercicios Kegel están muy recomendados para evitar o tratar las hemorroides, ya que mejoran la circulación de dicha zona.
  • Otro de sus beneficios en mujeres recién dadas a luz es para tratar un desgarre producido por el parto.
  • Y por si todo ésto fuera poco, la práctica habitual de éstos ejercicios hacen que las relaciones íntimas sean más placenteras debido a que los músculos de ésta zona están fuertes.

¿Cómo hacer ejercicios Kegel?

Algo muy importante a tener en cuenta antes de hacer éstos ejercicios es que debemos tener la vejiga vacía, después deberás imaginarte que estás conteniendo la orina y los gases, para ello debes apretar y elevar la pelvis.

Para saber si lo estás haciendo bien o mal, tan sólo deberás introducir un dedo (limpio) en tu vagina a la vez que haces éstos ejercicios, si sientes presión en tu dedo es que lo estás haciendo correctamente.

loading...

Algo muy frecuente y erróneo cuando hacemos ésto es apretar los músculos de las piernas, abdomen e incluso contener la respiración. Para comprobar si estás o no contrayendo todos éstos músculos posa una mano sobre tu vientre, éste deberá estar relajado, ahora concéntrate tan sólo en apretar la pelvis.

Repeticiones

Empieza contrayendo los músculos pélvicos durante algunos segundos, después relájalos otros tantos segundos, repite ésto varias veces al día.

A medida que vayas fortaleciéndolos podrás mantener la presión durante un tiempo más prolongado y además serás capaz de hacer más repeticiones.

A pesar de que no estés embarazada, ni tampoco hayas tenido un parto reciente, es bueno que hagas éstos ejercicios siempre, ya que te beneficiarán en todas las etapas de tu vida, sobre todo cuando más mayor seas, evitando así muchos problemas derivados al desgaste de ésta musculatura.

[youtube width=”602″ height=”350″ video_id=”EdUAouXa4ZA”]

¿Conocías éstos ejercicios?, ¿tienes algún truco para practicarlos?, déjanos un comentario y no te olvides de compartir el artículo con tus amigos a través de las redes sociales. 🙂

Las lectoras llegaron a este artículo buscando: