Hábitos para prevenir infecciones vaginales

Más vale prevenir que curar, y esto toma especial relevancia cuando se trata de mantener en perfectas condiciones nuestra salud íntima y protegida ante el acecho de bacterias y hongos que puedan ocasionarnos una infección vaginal. Este padecimiento no solo afecta a nuestra vida sexual, sino que también nos genera molestias y una gran incomodidad que nos impide realizar nuestras actividades cotidianas con total normalidad. En chicastips queremos ayudarte a evitar su desarrollo, mostrándote algunos hábitos sencillos que puedes llevar a la práctica en tu día a día y que te servirán para prevenir las tan temidas infecciones vaginales. ¡Descúbrelos a continuación!

Higiene íntima

Mantener una buena higiene íntima diaria es la mejor práctica para prevenir infecciones vaginales y proteger la flora natural de esta zona tan delicada. La limpieza es básica y sencilla, solo tienes que lavar el área externa con un jabón íntimo especial de ph neutro, enjuagarla y secarla bien con una toalla. Deja de lado las duchas vaginales frecuentes, que alteran el equilibrio normal de microorganismos en la vagina, y no uses jabones perfumados, baños de espuma, desodorantes vaginales, polvos de talco o cualquier otro producto que pueda aumentar el riesgo de desarrollar este tipo de infecciones. Asimismo, también es esencial reparar en la limpieza íntima cuando vamos a orinar. Para no trasladar bacterias de la zona rectal hacia la vagina, se recomienda secar el área con un trozo de papel desde delante hacia atrás (nunca a la inversa).

¡Cuidado con el uso de compresas y tampones!

Estos productos de higiene femenina son nuestros mejores compañeros durante los días de la menstruación pero rápidamente pueden convertirse en enemigos, causándonos una infección vaginal, si no los usamos correctamente. Es importante mantener la zona íntima seca, por lo que no debes olvidar cambiar las compresas y los tampones con regularidad. Sobre todo, no mantengas el mismo tampón por más de 4 o 6 horas (según la abundancia de flujo menstrual) y no pienses en dormir con él puesto. Lo ideal es limitar su uso para ocasiones de emergencia, como para ir a la playa, a la piscina, al gym o si vas a llevar falda o un pantalón muy claro.

Ropa interior de algodón

utiliza ropa interior de algodon

loading...

Las braguitas de 100% algodón absorben muchísimo más la humedad y favorecen la ventilación de la zona, algo vital para evitar las infecciones vaginales. Por el contrario, esto no se consigue con la ropa de interior de materiales sintéticos ni con las braguitas tipo hilo dental que comprometen la buena higiene íntima. Lo mismo ocurre con los pantalones demasiado ajustados, y es que acaban ocasionando una sudoración excesiva en la zona que puede crear el ambiente perfecto para la proliferación de bacterias y hongos que causan las infecciones vaginales.

Mantente siempre seca

Ya lo hemos mencionado, pero mantener la zona íntima siempre seca te ayudará a prevenir posibles infecciones vaginales y te permitirá disfrutar de tu bienestar en todo momento. Cuando vayas a la playa, a nadar, practiques deportes de agua o hagas ejercicio, es fundamental que te quites el traje de baño o cualquier prenda de ropa mojada lo antes posible para evitar la humedad e irritaciones en esa área tan delicada.

Protégete en tus relaciones

Hay muchísimas infecciones de transmisión sexual que pueden poner en riesgo tu salud íntima y general de forma grave. Y para evitar el contagio, nada mejor que el uso de métodos anticonceptivos seguros como el preservativo al mantener relaciones sexuales. Es recomendable también higienizar previamente los juguetes eróticos si vas a usarlos, así como extremar las medidas de higiene personal antes de tener un encuentro sexual.

Esperamos que esta información te sea útil y te sirva de ayuda para gozar de una excelente salud íntima. Comparte con nosotras tus impresiones dejándonos un comentario.

Las lectoras llegaron a este artículo buscando: