¡Más cenas light! Disfruta de las comidas ligeras

Hace unos días os propusimos las mejores cenas light. Si os gustaron y sobre todo para que no se os hagan las cenas muy monotonas y podais variar con más frecuencia, aquí os traemos unas recetas más de cenas light.

Pasta primavera

pasta primavera

La pasta es un alimento muy versátil que, además (y en contra de la creencia popular), tiene pocas calorías. Preparada en esta receta de pasta primavera, podrás disfrutarla combinada con sanas y sabrosas verduras.

Para aquellos que tienen días ocupados y buscan una alternativa rápida, sencilla y saludable para alimentarse, la pasta primavera es la solución perfecta.

Esta receta que combina diferentes sabores entrega a tu paladar una buena experiencia gastronómica. Acompaña esta preparación con una pieza de pollo asado y una bebida fría. Disfrútala cuanto antes.

Ingredientes: 

  • 1/2 taza de verduras congeladas (guisantes, espárragos, brócoli, coliflor, zanahorias y pimientos)
  • 1/2 taza de tomates cherry cortados por la mitad
  • 1/2 taza de queso parmesano rallado
  • 1 diente de ajo finamente picado
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 200 gr de pasta penne
  • Sal y pimienta

Preparación:

Cocina la pasta en agua hirviendo durante 10 minutos. Cuando esté lista escúrrela muy bien y resérvala para incluirla al final de la receta.

Ahora toma una sartén mediana, calienta el aceite de oliva, agrega el ajo y sofríelo. Incorpora las verduras (descongeladas) y los tomates, deja cocinar este contenido durante 3 minutos. Pasado el tiempo de cocción añade la pasta (ya escurrida) y el queso parmesano. Sazona a tu gusto con sal, pimienta y sirve.

Sándwich de pollo al limón

Sandwich de pollo al limon

Si te ha sobrado pollo cocido de otra comida, hacer un sandwich de pollo al limón es una buena idea para preparar una cena liviana. Para hacerlo más nutritivo, puedes sustituir el pan blanco por pan de pita o pan integral. ¡A los niños también les encantará!

Muchos optamos por platos sencillos y fáciles de preparar. Este es el caso del sándwich de pollo al limón, una receta bastante práctica que puede servirte como merienda en cualquier ocasión.

Ingredientes:

  • 150 gr de pechuga de pollo sin hueso
  • 150 gr de queso feta
  • 4 panes redondos
  • 4 tazas de hojas de rúcula
  • 2 cucharadas de hierbas mezcladas (orégano, cilantro, romero)
  • 1 tomate grande cortado en rodajas
  • 1/4 taza de aceite de oliva extra virgen
  • 1/4 taza de jugo de limón fresco
  • 1/2 cucharadita de sal
  • Pimienta negra

Preparación:

loading...

Corta cada pechuga por la mitad y forma 2 tiras largas. Cúbrelas con papel film (transparente) y con ayuda de un mazo para carne aplástalas dejando las tiras más delgadas. Cuando estén listas ponlas en un plato y rocíalas con jugo de limón, agrega aceite de oliva, añade las hierbas y espolvorea sal y pimienta. Cubre nuevamente las pechugas con papel transparente y refrigera durante 20 minutos.

Pasado el tiempo de refrigeración, retíralas y colócalas sobre una parrilla precalentada durante 5 minutos por ambos lados.

Ahora corta el pan a la mitad y toma una pieza, coloca sobre ella las tiras asadas (puede ser 1 si desdeas) y rocía el queso feta. Deja reposar hasta que el queso se haya derretido, luego añade las hojas de rúcula y algunas rodajas de tomate. Finalmente coloca la tapa (pieza sobrante de pan) del sándwich y disfruta esta preparación acompañada de una bebida.

Ensalada primaveral de quínoa

ensalada primaveral de quinoa

No encontrarás una receta más liviana y nutritiva que esta, por lo que para nosotros la ensalada primaveral de quinoa se ha ganado el primer lugar entre las recetas para no engordar por la noche. ¡Pruébala!

La quínoa es una semilla que recientemente ha comenzado a utilizarse en la cocina internacional debido a sus propiedades beneficiosas para la salud. Sigue la sencilla receta que encontrarás a continuación y prepara esta ensalada primaveral de quínoa.

El alto contenido de fibra de la quínoa la hacen un alimento muy recomendable para las personas que desean adelgazar. Y, al no tener gluten, puede ser utilizada como cereal en la dieta de personas celíacas. También, es una opción saludable para quienes tienen diabetes debido a su bajo índice glucémico.

Ingredientes:

  • 150 g de quínoa
  • 350 ml de agua
  • 6 corazones de achicoria espárrago (separa las hojas)
  • 6 rábanos rojos (cortados en rodajas finas)
  • tomates (picados)
  • Fresas (cantidad deseada, cortadas en rodajas)
  • 15 g de jengibre (fresco y picado)
  • 20 ml de aceite de oliva extra virgen
  • Sal a gusto
  • Semillas de sésamo negro (cantidad deseada)

Preparación:

Antes de cocinar la quínoa, viértela en un colador y lávala bajo el chorro de agua del grifo durante 1 minuto. Este paso es muy importante, si no lo haces, la quínoa quedará con un sabor amargo.

En una olla, coloca la quínoa lavada y vierte los 350 ml de agua. Añade sal a gusto, cubre la olla con una tapa y cocina a fuego lento.

Permite que la quínoa hierva a fuego lento hasta que el agua se absorba por completo. Una vez que esto suceda, apaga el fuego y deja que se enfríe por completo. Luego, vierte el aceite de oliva, revuelve para mezclar y reserva.

En un recipiente, coloca  las hojas de achicoria espárrago, las fresas en rodajas, el jengibre, los tomates y los rábanos rojos. Agrega la quínoa y revuelve los ingredientes para mezclarlos. Divide la ensalada en partes iguales entre los platos que servirás y añade algunas semillas de sésamo negro encima.

Ahora, tú y tus invitados pueden disfrutar de esta saludable ensalada primaveral de quínoa.

Las lectoras llegaron a este artículo buscando: