El body polish una técnica indispensable antes del bronceado

body polish.-

En varios artículos de conbienestarysalud.com, comentamos que existen ciertos rituales previos al bronceado que permiten un color más uniforme y duradero. Algunos centros de estética recomiendan realizar el “pulido corporal”. Un bronceado responsable comienza antes de exponerse al sol. Y entre los factores previos a tener en cuenta está una adecuada preparación de la piel a los rayos ultravioleta, para evitar malos ratos a corto y largo plazo.

En la actualidad, muchos centros de estética ofrecen un tratamiento corporal llamado body polish o pulido corporal. “Este sistema combina la acción de varios principios exfoliantes, desde la exfoliación mecánica a través de un cepillo removedor, hasta la manual y la aplicación de cremas con micro esferas. Este proceso elimina la primera capa de células muertas, lo que permite que los nutrientes e hidratantes penetren más fácilmente sobre la piel”, señala Mary Núñez, especialista en estética corporal.

 

body polish

body polish o pulido corporal

 

La exfoliación es un tratamiento que ayuda a barrer con las impurezas de la piel. Además, es ideal para dejarla tersa y suave. “Además estimula la creación de fibras de elastina y de colágeno. Y por último, facilita el proceso de regeneración”, indica Núñez. Ese tratamiento de belleza es sugerible antes del sol, ya que ayuda a que la piel esté en mejores condiciones ante esa agresión externa que son los rayos UVA y UVB. “Al eliminar impurezas, el bronceado se fijará más en la piel”, comenta Núñez.

 

¿En que consiste el body polish?

El proceso consta de cinco pasos, tiene una duración aproximada de dos horas y se recomienda hacerlo un día antes del bronceado. Al entrar a la cabina, el profesional prepara la piel con una loción tónica, que combina cinco aceites esenciales. Esto le da un carácter tonificador y antiséptico. La aplicación de este producto es mediante un pulverizador térmico. Esto ayuda a humedecer la piel y a abrir los poros, de manera que el tratamiento penetre más fácilmente.

Como segundo paso se aplica un champú o gel limpiador de avena a través de un cepillo mecánico. Con esto se inicia la limpieza de la piel, pues la avena tiene propiedades humectantes y nutritivas. Seguidamente se aplica el producto del peeling, un exfoliante que contiene micro esferas de semillas de frutas. “Esta crema tiene como objetivo el arrastre de células muertas y de pulitura”, aclara Núñez.

Después se aplica una mascarilla enzimática de frutas que tiene efectos hidratantes. Luego, como último paso se aplica un aceite que combina una serie de plantas con efectos regeneradores e hidratantes. “Una vez aplicado el aceite, se envuelve a la persona con unas sábanas desechables y con una manta térmica. Este calor ayuda a que el aceite penetre en las capas más profundas de la piel”, concluye Núñez.