De Vuelta a la vida con las mascarillas faciales

Mascarillas faciales

Debido al agitado ritmo de vida que llevamos en la actualidad, muchas veces obviamos darle aunque sea unos minutos al cuidado de nuestro rostro; déjame decirte que incluir en nuestra agenda diaria una sencilla y adecuada rutina de cuidado para el rostro es lo más adecuado, porque tarde o temprano tu piel te pasará factura y reflejará tu verdadero estado de salud. Puedes comenzar utilizando una mascarilla facial para obtener una mejor apariencia de tu cara, optando por productos elaborados en casas cosméticas o realizar tu propia mascarilla en casa. Continúa leyendo sobre este tema en conbienestarysalud.com.

 

Lo que debes saber sobre las mascarillas

Para evitar daños en la delicada piel de tu rostro y obtener los mejores beneficios con el uso de mascarillas, te sugerimos lo siguiente:

  • Te recomendamos visitar algún centro especializado con personal especializado para que te apliquen un tratamiento en base a mascarilla, de esta manera te aseguras de recibir el tratamiento adecuado a tu tipo de piel, las condiciones actuales, etc.

 

  • Las mascarillas utilizadas en los centros estéticos o las que distribuyen en las casas cosméticas son mezclas plásticas que se colocan en el rostro con distintos propósitos cosméticos en varias capas espesas, cuando se evaporan los componentes líquidos, endurecen y se incrustan en tu piel y actuando sobre ella.

 

  • Estas mascarillas actúan por obturación de la piel, lo que permite la liberación de los principios activos presentes en la mascarilla y finalmente la penetración de estos en las capas profundas de la piel, obteniéndose alta hidratación en un corto tiempo, estas además sirven para tratar manchas en la piel, el envejecimiento de la piel y el acné.

 

  • A pesar de tener un efecto inmediato al usar mascarillas, no es duradero; para ello se requiere adicionar otro tratamiento.

 

mascarillas faciales

Mascara facial

 

Funciones principales de las mascarillas

La función primordial de las mascarillas es limpiar, y en este punto coinciden la mayoría de los especialistas. Entre otras funciones las mascarillas permiten hidratar, equilibrar, dar vitalidad, nutrir, dar textura y flexibilidad; su uso específico va a depender de las necesidades de cada persona. Debes tomar en cuenta que las mascarillas no son mágicas y relegar su uso sólo cuando tu piel luzca descuidada o maltratada porque sus efectos no son duraderos, así que no deben faltar en tu tratamiento de belleza independientemente que tu piel luzca radiante y fresca.

 

Artículo sugerido: Los beneficios de usar Autobronceantes

 

Correcta aplicación para obtener resultados favorables

Para que puedas obtener verdaderos resultados, debes aplicar tu mascarilla correctamente, realizando un conjunto de pasos previos para que tu piel esté preparada para recibir la mascarilla. Los pasos previos que debes realizar son la correcta limpieza y exfoliación. Dependiendo del tipo de mascarilla será su aplicación, porque cada mascarilla tiene sus indicaciones para aplicarla, el tiempo de duración y el espesor. La mayoría de especialistas coinciden en que debes colocarla sobre la piel de tu cara utilizando la yema de tus dedos, una espátula o con un pincel, dejando libres tus fosas nasales, labios y el área orbicular.